lugar

Azilal, una ciudad de mil y una facetas

Azilal, situada en pleno centro del país, es una de las perlas desconocidas de Marruecos. Las rutas convergen hacia esta ciudad ubicada a medio camino entre el océano y el desierto, en la que las culturas se mezclan, y en la que tanto árabes como amazighs contribuyen a crear ese ambiente tan particular.

La gastronomía es el reflejo de este mestizaje dejando a juicio de su paladar una variedad de platos a cada cual más delicioso. La artesanía tampoco se queda atrás, ya que aquí la lana se trabaja con arte, sirviendo de base para confeccionar alfombras que constituirán valiosos recuerdos de viaje.

Por todas partes, en los alrededores, se alzan testimonios de la rica historia de la región, como un granero de barro fortificado que servía para proteger las cosechas cuando éstas eran escasas, en épocas de hambruna, una tighermt o conjunto de construcciones fortificadas, o restos de dinosaurios fosilizados. Durante la Era Secundaria, estos inmensos reptiles vivían en los alrededores de Azilal.

Hoy en día, la reserva natural de Demnate trabaja en la conservación de sus osamentas y permite que los visitantes puedan contemplarlas. ¡Tanto los paleontólogos aficionados como avezados no deberían perderse esta oportunidad de visita!