lugar

Chefchauen, culturalmente mágica

Chefchauen se caracteriza por sus edificios que se yerguen en la ladera de la montaña, por sus estrechas y sinuosas callejuelas y por esa luminosidad azulada que envuelve la ciudad haciendo que parezca un sueño. Esta mágica capital de provincias resulta ideal para pasear, descubrir su rico patrimonio, admirar los tesoros arquitectónicos que decoran sus avenidas y conocer a las gentes que viven y trabajan en ella.

Cuando el sol desciende y sus rayos ya no atraviesan los muros de la Medina, el ambiente azulado le envuelve en un aura de irrealidad en la que se alza la Kasbah de Chefchauen. Ésta se encuentra rodeada de jardines que constituyen una sucesión de tonos verdes y azulados conformando en la ciudad un pequeño oasis de frescura. La Kasbah sirve también de museo y en ella se expone una colección de armas antiguas, de fotos y de textiles.

Visitar la ciudad también merece la pena por su artesanía entre la que destacan los oficios de la madera, la lana, el curtido. Junto a los artesanos apasionados por su actividad, el curioso visitante podrá iniciarse en las artes de la tejeduría y la ebanistería, y marcharse con la maleta y la cabeza llenas de recuerdos.

¡Imposible resistirse al encanto de Chefchauen!