lugar

Clima/estaciones

 

Marruecos es una tierra de contrastes. Bañada al norte por las aguas del Mediterráneo, al oeste por las del océano Atlántico y surcada por las montañas del Rif y del Atlas, está sometida a todo tipo de influencias climáticas.

Las regiones costeras resultan muy atractivas por su clima soleado. El sol proyecta en ellas sus rayos durante todo el año, por lo que podrá disfrutar de sus beneficios en cualquier temporada. Agadir, situada en las orillas del océano Atlántico y principal Destino de sol y playa del país, les ofrece a los que buscan relax 300 días de sol al año, unas temperaturas agradables y unos suaves vientos alisios. Más al norte, vale la pena visitar Taghazout, Mogador y Mazagán.

Un poco más tierra adentro, el clima pierde la suavidad mediterránea para convertirse continental. Los relieves están más perfilados y ofrecen espléndidas panorámicas. Marruecos es el país de los grandes espacios, el de los aventureros que realizan excursiones y rutas en cualquier temporada.

Al sur, el país se abre a la inmensidad del Sáhara. La mejor época para visitarlo es la primavera y el otoño. En su arena, el sol resplandece y se refleja en las dunas. Estas extensiones desérticas desprenden una sensación de irrealidad. Súbase a lomos de un camello y adéntrese en uno de los más hermosos entornos creados por la naturaleza.