lugar

Compras artesanales en Rabat

Rabat es una capital activa, sobre todo en el interior de sus murallas, donde el bullicio reina en las calles de los comerciantes y los mercados. Allí, los objetos artesanales conviven con otros reinventados por diseñadores modernos.

Visita la medina: el barrio histórico está lleno de puestos de todo tipo. Un laberinto de callejuelas temáticas te hará descubrir los diferentes oficios. En las calles Souk Sebbat y Souika, los tenderetes rebosan de marroquinería, babuchas, bolsos, telas y trajes tradicionales. Más allá, en la calle de los Cónsules, abundan las joyas de oro y las célebres alfombras rabatíes por las que es famosa la ciudad. La gastronomía local tampoco se queda atrás: podrás deleitar tu paladar con dulces marroquíes, especias y todo tipo de productos locales.

El bordado es otra de las artes que dominan perfectamente los rabatíes. Los brocados de seda, muselina, algodón y lino se bordan con virtuosismo para componer maravillosas piezas de tela que luego servirán para elaborar trajes tradicionales como el caftán o textiles del hogar.

A pocos kilómetros de la medina se encuentran los alfareros. En Salé, tienen el complejo de Oulja dedicado para ellos. Allí podrás ver a los artesanos trabajar la tierra arcillosa, jugando con su flexibilidad y con sus relieves para confeccionar tajines, jarrones o lámparas, que, además de ser bonitos souvenirs, son muy útiles en el día a día. En Oulja también encontrarás objetos de hierro forjado y cestería.

Siempre en la frontera entre el pasado y el presente, Rabat te ofrece una artesanía y un saber hacer de una autenticidad indudable que, sin embargo, también incorpora atrevidas novedades de estilo actual.