lugar

Desierto

El desierto marroquí

Marruecos recibe el sobrenombre de país de las dunas por algo: sus extensiones desérticas son propicias para la formación de unas dunas desérticas que hacen que una parte del paisaje marroquí sea tan atípica.

Tu aventura comenzará por el lado de Zagora, que se encuentra a las puertas del Sahara; rodeado por un palmeral y dominado por un macizo rocoso, el entorno es, sencillamente, espléndido. Hay otros espacios grandiosos, son su propio oasis, como Tafilalet, Tinerhir, Fint o incluso Tata y Figuig.

Convertir el desierto en una experiencia original

El desierto marroquí es un vasto espacio lleno de lugares que visitar. Súbete a bordo del tren Oriental Desert Express, que une Oujda con Bouarfa, para disfrutar de una de las vistas más impresionantes del Sahara, entre dunas y palmerales. Si eres deportista, preferirás actividades como el sandboarding (surf en la arena), que podrás practicar en Merzouga y M'hamid El Ghizlane.

Además, las dunas de Merzouga son el lugar perfecto para hacer una ruta deportiva por el desierto en quad o todoterreno. Si lo que buscas es romanticismo, pasa la noche en una jaima, la tienda tradicional de los nómadas, donde es muy agradable descansar mirando las estrellas.

Déjate seducir por una inmersión total en el Sahara: ¡no te arrepentirás!