lugar

El Jadida-Mazagán/cultura

El Jadida, desde lo alto de sus bastiones

El Jadida se erige como un centinela a orillas del Atlántico. Rodeada por unas murallas espectaculares y adornada por torres que se bañan en el océano, las afueras de la antigua ciudad fortificada portuguesa de Mazagán siguen teniendo cierto aire militar. Los numerosos bastiones que aún están en pie te permitirán disfrutar de una panorámica maravillosa de la ciudad.

Ante ti se perfilará la medina, con sus murallas ocres, su entramado de callejuelas, así como la famosa cisterna portuguesa, cuyas bóvedas sirvieron de decorado para el Otelo de Orson Welles. El casco antiguo es Patrimonio de la UNESCO. Si apartas la mirada de él y miras hacia las orillas, verás que allí se levanta el faro Sidi Bouafi, que lleva guiando a los marineros en su entrada al puerto desde hace casi un siglo.

Con el cielo despejado, podrás distinguir los alrededores de la ciudad: al oeste, la pequeña localidad de Moulay Abdellah, donde cada año se celebra un moussem en el que tienen lugar las mejores carreras de caballos del país; y, al este, la ciudad histórica de Azemmour con su bonito paisaje urbano.

Desde las alturas del bastión has podido vislumbrar todas las riquezas de El Jadida. Ahora te toca bajarte y ver más de cerca estos pequeños tesoros del patrimonio marroquí.