lugar

Historia y geografía

Marruecos es una encrucijada entre Europa y África, bordeada por las aguas del Mediterráneo y abierta a la inmensidad del Atlántico. Es el "país del lejano poniente", un destino lleno de contrastes, con dos milenios de historia y que merece la pena descubrir.

En estas tierras en las que convergen las influencias, descubrirá los vestigios de las mayores civilizaciones mediterráneas: al norte del país se alzan las ruinas romanas de Volubilis; en Rabat, algunos restos arquitectónicos son testigos de la antigua presencia francesa. Los tesoros de las civilizaciones musulmanas se encuentran por doquier a la espera de que los descubra: la Kasbah de los Oudayas, las verdes extensiones de los jardines de la Menara… en todo el país existen ejemplos de la liberalidad de las dinastías que se fueron sucediendo.

Los paisajes tampoco se quedan atrás. Tanto en la costa como en la montaña, con su territorio expuesto a toda la variedad de climas mediterráneos y a las puertas del Sáhara, Marruecos ofrece unas magníficas panorámicas en las que podrá deleitarse y que disfrutará recorriendo. Marruecos es un destino selecto que combina variados y encantadores paisajes con las riquezas de una cultura heterogénea.