lugar

La faceta cultural de Agadir

La reputación de Agadir viene dada en gran parte por su bahía y su inagotable interior. Pero también es una ciudad cultural, ¡una ciudad en la que los tesoros patrimoniales conviven con las más modernas creaciones!

Aléjese un poco de las orillas del océano y cruce los muros de la Medina. Piérdase por las callejuelas bordeadas de paredes decoradas con zelliges; pase bajo las puertas labradas e iníciese en la maestría ancestral de los artesanos de Agadir. Y a continuación visite la Kasbah, encaramada a un peñasco situado a 236 metros de altura. El seísmo de 1960 no acabó con ella, y desde hace ahora cinco siglos, es la guardiana de una ciudadsurcada por diversas influencias. En la Medina, un museo rinde homenaje a la cultura amazigh, los artesanos fabrican joyas y los artistas tocan mágicas melodías. Y es que en Agadir la música es la reina durante todo el año con los numerosos festivales que allí se celebran. Entre los más famosos se encuentra el festival Timitar, dedicado a las músicas del mundo, o incluso el famoso concierto a favor de la tolerancia.

Por último, Agadir es también una cultura culinaria, una gastronomía que echa mano de los productos de su interior. Haga las delicias de su paladar con especialidades como un rape al limón confitado o un tajín de pollo con miel, almendras y uvas pasas.

Esa es la bella Agadir: una cultura variada implantada en una ciudad amable y siempre despierta.