lugar

Las riquezas del Atlas Medio

Las ciudades imperiales de Fez y Meknes se encuentran entre las más hermosas de todo Marruecos. El interior de sus murallas alberga los tesoros de su historia, pero, más allá de estos cascos históricos monumentales, en sus alrededores se extienden unos vastos espacios naturales que llaman a la aventura.

La llanura de Saiss, donde se erigen ambas ciudades, se abre a las montañas del Atlas Medio. Contempla sus relieves: los majestuosos cedros cubren las laderas por las que descienden las aguas, desde las cumbres hasta los valles, donde forman lagos y manantiales llenos de vida.

Ahora, abandona tu puesto de observación y acércate más: los manantiales de Oulmes y Vittel te encantarán. Podrás recorrer estos maravillosos paisajes a pie, en bici o a caballo. Visita El Hajeb para ver la cueva del león, una curiosidad natural. Sube a lo alto de los acantilados y explóralos. Mira hacia abajo: las vistas de la llanura son una perspectiva magnífica que se te quedará por siempre grabada en la memoria. Más allá hay un lago de montaña. En sus aguas frescas y puras abundan los peces: ¿por qué no aprovechas para lanzar una línea?

Con las montañas del Atlas Medio de telón de fondo, Fez y Meknes reservan multitud de sorpresas a todos los amantes de los espacios al aire libre.