lugar

Médinas

La medina, el corazón de cada ciudad

Misteriosas y bien conservadas, las medinas marroquíes invitan a ser descubiertas. Centro neurálgico de algunas ciudades del país, tras sus altas murallas de color ocre se esconden auténticos tesoros y podrás sumergirte en el Marruecos más auténtico. Aún hay gente viviendo allí, animando sus barrios antiguos y transmitiendo sus conocimientos de generación en generación. Las medinas de Fez, Tetuán, Essaouira y Marrakech forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La medina de Fez es especialmente famosa, ya que en ella abundan multitud de oficios artesanales. En ella se erigen suntuosos palacios y una de las universidades más antiguas, aún en activo. Recorrer sus callejuelas es como descubrir un auténtico arte de vivir.

En Marrakech, entre la kasbah, las puertas monumentales y los jardines, se despliegan los zocos y los funduqs. Los negociantes se activan mientras que los artesanos de todos los oficios trabajan en sus obras. Justo a la entrada de la medina se encuentra el espacio cultural de la plaza Jemaa El Fna, considerado patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Las medinas de Tetuán, Essaouira y Rabat también merecen la pena. Imperial, marítima o incluso escarpada en las pendientes de una montaña, te harán viajar en el tiempo.

Descubre estos barrios antiguos y abandónate al calor de sus callejuelas y sus habitantes.