lugar

Marrakech,
un concentrado de la historia de Marruecos

Bañada por el resplandor rosado de sus murallas de adobe, la hermosa Marrakech abre sus puertas a todos los amantes de la cultura. En el interior de sus murallas, se erigen auténticas obras de arte arquitectónico y se mezclan los pueblos. Así es Marrakech: uncrisol de influencias que se conjugan todo el tiempo, un mosaico de colores donde se dibujan las maravillas del pasado y del presente.

Deambula por la ciudad, pasa bajo alguna de las puertas de la medina y aventúrate por el casco antiguo. Allí se encuentra el núcleo histórico de la antigua capital real y también se erige el famoso minarete de la mezquita Koutubia. Apuntando al cielo y con 77 metros de altura, es el faro de Marrakech, una de las piezas clave del arte islámico, también porque su diseño y sus proporciones inspiraron la Torre Hassan de Rabat y la Giralda de Sevilla.

Un poco más allá, se extienden los Jardines de la Menara, fundados por la dinastía de los Almohades: disfruta del frescor del lugar y de sus hileras de olivos. Cuando el sol se pone por el horizonte, el sitio resplandece con una luz ámbar que encandila y parece salida de los cuentos de Las mil y una noches.

Hay más bellezas desperdigadas por la ciudad. Cuando te pierdas por sus calles, te maravillarás con la cantidad de tesoros que la historia ha legado a la ciudad ocre.