lugar

Meknes, la embriagadora

Meknes está envuelta por un aura mágica. Las murallas que la encierran parecen aislarla del mundo que la rodea. En cuanto cruces sus puertas, sentirás como si te hubieras adentrado en otro universo, el de los tiempos de los sultanes.

La medina, por su enorme belleza y su encanto, es Patrimonio de la UNESCO. Meknes es la "Versalles de Marruecos", un antiguo lugar de poder y de prestigio donde el sultán Mulay Ismaíl expresó su soberanía. Visita su palacio y descubre la monumental puerta de entrada que tanto impresionó al escritor Pierre Loti. Más allá, el mausoleo conserva los restos del benefactor de Meknes. ¡La caballeriza real y el granero te dejarán sin habla!

De Meknes también merecen la pena sus alrededores, plagados de huertos, olivares y viñedos. A pocos kilómetros de la ciudad se conservan las ruinas romanas de Volubilis, que conforman uno de los emplazamientos arqueológicos más bonitos de todo el mundo.

Piérdete en Meknes: déjate impregnar por su ambiente particular, donde conviven armoniosamente las más ambiciosas obras de la humanidad.