lugar

Otra forma de hacer deporte

Fez y Meknes son ciudades de arte e historia. Sin embargo, los más enérgicos también podrán dedicarse allí a su pasión en unas condiciones inmejorables. Gracias a sus variadas infraestructuras y a que el golf y la equitación están arraigados en su tradición, se trata de dos destinos ideales para los viajeros más dinámicos.

En Fez, en el recorrido de golf diseñado por Cabell B. Robinson, los retos son variados y se renuevan sin cesar: por un lado, un fairway abombado y ondulante; por otro, un green con una inclinación ligeramente acentuada y, más allá, un enorme búnker de 1200 m² que se encuentra entre los más impresionantes del país. Meknes tampoco se queda atrás y ofrece un nueve hoyos tan estimulante como imprescindible: el recorrido se encuentra en el recinto amurallado y puede realizarse de noche.

 En ambas ciudades, también podrás probar con la equitación. La hípica es el deporte estrella de Meknes: allí se encuentra uno de los picaderos más bellos de todo Marruecos. Descubrir sus alrededores a caballo es un verdadero placer, ya que, además de la diversión de montar, las vistas son preciosas.

Además del golf y la equitación, podrás jugar al tenis en el centro Henri Leconte de Fez. En definitiva, existen un amplio abanico de actividades que practicar durante todo el año en mitad de los magníficos paisajes de las dos ciudades imperiales.