lugar

Rabat

Rabat, una capital moderna cargada de historia

Rabat es una ciudad cultural cargada de historia. Un gran número de obras de arte decoran sus calles y sus plazas. Visite la Kasbah de los Oudayas, con su majestuosa e imponente silueta suavizada por los jardines que la circundan. Cerca de las murallas se alzan los muros de la Chellah, una necrópolis de la época de los merínidas. Traspasar su recinto es como penetrar en otro mundo en el que paseará entre antiguos vestigios, jardines y cigüeñas.

 Rabat es también una capital moderna eco-responsable que apuesta por las zonas verdes. Por ella se diseminan parques como el Jardín de Ensayo Botánico o los Jardines Exóticos de Bouknadel a unos kilómetros de la ciudad. Además, Rabat cuida su costa, a la orilla del Atlántico, por la que se extienden kilómetros de playas acondicionadas que conducen hasta la vecina Casablanca.

Rabat también debe su modernidad a sus infraestructuras y festivales que contribuyen a su confort y a la animación de la capital. Aquí encontrará a su alcance un aeropuerto, un tranvía, centros comerciales, cafés, restaurantes y todo tipo de comodidades. Además, está la música a la que Rabat rinde homenaje como ninguna otra: Mawazine, Jazz au Chellah y muchos otros festivales envuelven el ambiente con sonidos y ritmos procedentes de todo el mundo.

Rabat es todo esto, una ciudad en la que los tesoros del pasado conviven con las creaciones más modernas y respetuosas con el medio ambiente.