lugar

Relax y degustación gastronómica

Saïdia y Oujda son dos ciudades que se complementan a las mil maravillas. Conocida como la “perla azul” de Marruecos, la primera te recibirá en unas modernas instalaciones hoteleras, respetuosas con el medio ambiente sin renunciar a la comodidad.

El ambiente de Oujda es totalmente distinto. Allí, la ciudad desvía su atención del Mediterráneo. Visitarla es como estar en una ciudad de la Antigüedad, recorriendo sus calles de historia milenaria. En su medina, podrás descubrir un poco del “viejo Marruecos”: en su barrio, rodeado por altas murallas, el tiempo parece haberse detenido.

Sin embargo, Oujda no es una de esas ciudades-museo, ancladas en la grandeza de antaño. Es moderna y está abierta a las novedades, tal y como lo demuestra el palacio de Dar Debti, centro cultural de la ciudad. Allí se organizan recepciones, exposiciones y todo tipo de representaciones de música, pintura y arte en general.

Aunque Saïdia puede estar orgullosa de sus placeres mediterráneos, Oujda no tiene nada que envidiarle: ¡en ella se encuentran los tesoros históricos!