lugar

Sociedad moderna

Aunque fiel a sus tradiciones, Marruecos también le ofrece todas las ventajas de una sociedad moderna
Marruecos es un país totalmente orientado al futuro que ha sabido conservar sus costumbres y hacer prosperar su legado cultural, valorizándolos como motores de desarrollo. La ciudad de Marrakech es un ejemplo perfecto: el barrio de la Medina y sus zocos conservan ese incomparable encanto de antaño, mientras que los barrios de Guéliz y del Hivernage le ofrecen las instalaciones e infraestructuras más modernas. En lugar de contradecirse, modernidad y tradición se conjugan para constituir el verdadero potencial de Marruecos.
De este modo, como visitante, podrá disfrutar de todas las ventajas y placeres de la modernidad. En lo referente a alojamiento, Marruecos posee una gran variedad de hoteles para todos los bolsillos, propiedad de grandes grupos internacionales, y cuenta también con las firmas más destacadas del prêt-à-porter que se instalan en el entorno ideal de este país en pleno desarrollo.
Marruecos procura también evitar las trampas de la modernidad, en particular en lo que a medio ambiente se refiere, promocionando un turismo responsable con la tierra y las poblaciones locales. Marruecos, creador de una carta de turismo responsable y miembro de la COP22, se sitúa a la cabeza en la preservación de nuestro planeta.