lugar

Tánger: bañarse a la sombra del estrecho

Abierta al estrecho de Gibraltar, la blanca Tánger es uno de esos lugares donde a los placeres de las visitas culturales sumarás una naturaleza preciosa y un lugar ideal para relajarte.

La playa principal de la ciudad es de fácil acceso: en pleno centro, su arena blanca y fina se extiende cerca de los mejores hoteles, lo que permite entregarse al relax o probar el esquí náutico, la vela o incluso el submarinismo en sus aguas tranquilas y seguras. Su paseo marítimo está lleno de cafeterías y restaurantes donde tomar algo o probar su marisco. Por la noche, el lugar rebosa de vida y de música y el ambiente es cálido y animado.

Un poco más allá, después de las Cuevas de Hércules, en la costa de Tánger, se extiende una playa casi desértica. A solas con la naturaleza, podrás disfrutar de los paisajes y de la tranquilidad del lugar.

Tánger es todo eso: playas que aúnan confort y autenticidad, donde los paisajes más famosos se encuentran junto a las infraestructuras más modernas.