lugar

Una artesanía con múltiples influencias

Una magnífica bahía, unas playas que se extienden hasta donde la vista alcanza y 360 días de sol al año… ¡Esos son muchos de los atractivos de la hermosa Agadir a los que hay que añadir el placer de las compras! La situación ideal de la ciudad la hace beneficiaria de un interior con una gran riqueza en productos regionales. También constituye un lugar de encuentro entre las civilizaciones árabes-musulmanas y beréberes, ¡un lugar que rinde homenaje a las artes cotidianas!

Salga de compras por la Medina reconstruida de Agadir. Recorra sus calles iluminadas, perfumadas por el aroma de los eucaliptos y en las que resuenan los ruidos de los artesanos trabajando en sus obras. Visite el zoco El Had, en el que encontrará todo lo que contribuye al encanto de los mercados marroquíes. Los puestos, rebosantes de fruta fresca y de especias, embriagan con sus persistentes aromas estas bulliciosas calles. Más allá, otras tiendas se dedican a las prendas de vestir, al trabajo del cuero y al del cobre.

Recorrer Agadir y su región es como ir al encuentro de la artesanía nómada. ¡Esta ciudad destaca especialmente por la joyería! En el Souss, en Tiznit, en Inezgane y en Taroudant, los artesanos le ofrecerán unas pequeñas maravillas únicas en su género: pendientes, collares y colgantes de plata decorados con coral, perlas de cristal de colores y ámbar.

Salir de compras por Agadir es como realizar un viaje cultural de puesto en puesto para descubrir los pequeños tesoros de la artesanía local.