Cocina marroquí

 

Cocina marroquí

Al igual que el propio país, la cocina marroquí es muy rica en sabores, aromas y colores. Sus perfumes y combinaciones de dulce y salado tienen fama mundial.

Usos y costumbres

Un plato marroquí es una experiencia que influye en todos los sentidos. Además del buen ambiente, se añaden los perfúmenes del azafrán, del comino y del cilantro. Cada región tiene sus propias especialidades, tradiciones y su hospitalidad.

Grandes clásicos

Cuscús marroquí

Podrá degustar el plato estrella internacionalmente: el cuscús, o más bien los cuscús por ser tan numerosos y variados según la época y la región. Podrá probar el sutil equilibrio entre las especias y las deliciosas combinaciones de carnes y verduras. Y cómo no, tendrá la oportunidad de catar el plato marroquí por antonomasia: la pastilla. Una fina masa de hojaldre que se combina deliciosamente con filetes de pichón en lonchas con perejil, huevo duro, almendras y miel. El toque final es la canela y el azúcar espolvoreado. ¡Un auténtico mundo de sensaciones! El arte del hojaldre podrá encontrarlo también en los briuat con carne picada de buey o pollo. Descubrirá sopas como la harira, de lentejas y garbanzos. Y cómo no, le será imposible resistirse a un suculento tajín, un guiso de carne, ave o pescado, acompañado de verduras y frutos que se cocina siguiendo la tradición, en el recipiente de barro cubierto que le ha dado el nombre.

Postres y tés

Postre marroquí

Para acabar, la pastelería marroquí: crepes de miel y semillas de sésamo, tartas de almendra o uvas pasas... Por supuesto, el dulce en Marruecos se acompaña de un tradicional té de menta...

Recordar

La gastronomía marroquí es una de las mejores del mundo, solo le queda venir a comprobarlo.

Si desea añadir esta información a su página de Internet o bitácora, introduzca este código:

Ctrl + A: Seleccionar todo
Ctrl + C: copiar. Ctrl + V: pegar

Especias y un mundo de sensaciones

 

Especias y un mundo de sensaciones

Las especias son indisociables a la cocina marroquí porque le dan ese especial paladar. Desde Fez hasta Marrakech, los zocos son los lugares más apropiados para recorrer olores y colores.

En los zocos

En los zocos marroquíes pululan múltiples olores de especias, un auténtico mundo de sensaciones porque a los placeres del olfato se suman los de la vista. En los mercados especializados, los puestos de especias forman un cuadro de especial colorido: el rojo del pimentón, el beis del comino, el amarillo del cúrcuma, el verde de las semillas de anís... Productos naturales que se presentan en cestas trenzadas o recipientes plásticos, dispuestos cuidadosamente en pequeños montículos. Las especias se venden al peso y se entregan en pequeñas bolsas de papel.

Tradición histórica

Al ser excelentes conocedores de las especias y sus propiedades, la cocina de los marroquíes destaca por su variedad de aromas gracias a las semillas y sus polvos. Con el paso de los siglos, las especias se han ido integrando a la gastronomía del país perfumando seductoramente muchos platos tradicionales sin quemar la garganta porque las especias no siempre son picantes. Las especias, además de tener efectos benéficos para la salud, facilitan la digestión. Canela, cilantro, azafrán y comino aportan un sabor inimitable a las especialidades locales, al igual que el ras el-hanout, una sutil mezcla de especias indispensable para la elaboración de un cuscús o un tajín. Para comprobar cómo es en realidad este mundo de perfumes y sabores, visite la plaza yâmiʻ al-fanâʼ (Jamaa El-Fna) de Marrakech porque, al caer la noche, se transforma en un restaurante gigantesco... y especiado.

Recordar

Para abrir el apetito, nada mejor que un paseo por un zoco de especias.

Si desea añadir esta información a su página de Internet o bitácora, introduzca este código:

Ctrl + A: Seleccionar todo
Ctrl + C: copiar. Ctrl + V: pegar

Receta de la pastilla

 

Receta de la pastilla

Plato emblemático de la cocina de Fez y marroquí en general, le presentamos la receta de este hojaldre de pichón con sabor dulce y salado. (Para 6 personas).

Ingredientes

Para el relleno: 4 pichones, 1 kg de cebollas, 100 g de mantequilla, 100 g de azúcar, 250 g de almendras, 6 huevos duros, perejil, cilantro, sal, pimienta, azafrán y canela.
Para la pastilla: 100 g de mantequilla, 2 huevos batidos y 1 kg de láminas grandes para pastilla.

Preparación

Ingredientes de la pastilla

Duración: 45 min + 1 h 10 min de cocción. Coloque los pichones en una olla con el perejil picado, la cebolla, la mantequilla, el azafrán, sal, pimienta y un poco de azúcar. Cocer a fuego medio durante 40 min. Retire los pichones. Deje que la salsa espese hasta obtener jarabe. Deshuese los pichones en una ensaladera, añada el azúcar, las almendras trituradas, los huevos duros cortados en trocitos y la salsa. Mezcle todo.
Unte el molde de la pastilla con mantequilla y coloque una primera capa de láminas (con la cara lisa por debajo) y vaya superponiéndolas dejando que una parte quede por fuera del molde. Extienda una capa de relleno, y recúbralo con más láminas. Vuelva a empezar hasta que se acabe el relleno. Doble las láminas que sobresalgan y péguelas con el huevo batido. Añada otras láminas por encima. Aplique mantequilla con el resto del huevo. Póngalo a cocer en el horno a potencia media (120 °C o termostato 4) durante 20 min.
Gire la pastilla para dorarla con mantequilla por el otro lado durante unos minutos. Decore con cruces elaboradas con canela y azúcar glas.
Esta pastilla también se puede elaborar con pollo.

Recordar

Si desea añadir esta información a su página de Internet o bitácora, introduzca este código:

Ctrl + A: Seleccionar todo
Ctrl + C: copiar. Ctrl + V: pegar

Mi viaje ideal

¿Necesita ideas para sus vacaciones?

Su viaje, personalizado

 » Pulsar aquí

Mi guía de viaje

Edite y organice su propio cuaderno (favoritos, fotos, anotaciones...) y compártalo con sus amigos.!

Organice sus itinerarios y calcule las distancias

km/millas

Déjese seducir por una estancia organizada por un agente de viajes experto en Marruecos.