bouton retour

Marruecos, país de naturaleza

Montañas de Marruecos


En Marruecos, la naturaleza está al alcance de todos: desierto, montaña, valle o mar harán las delicias de cualquier amante del verdor.

Los senderistas de todos los niveles disfrutarán recorriendo las montañas marroquíes. Desde lo alto de las suaves altitudes del Rif y sus acantilados sobre el Mediterráneo, esta región poco frecuentada es pura magia.



Montañas de Marruecos

En los lagos abundan las truchas a la espera de pescadores aficionados y para los más deportistas les espera el desafiante Medio y Alto Atlas a pie, en bicicleta de montaña o parapente. Para practicar escalada, barranquismo o espeleología desde sus cumbres, que llegan a alcanzar los 4 000 metros. Ifrane, la pequeña Suiza marroquí, sorprende por su frescor en verano y su nieve en invierno, además de sus típicas excursiones en «mulo-esquí».

Nada más indescriptible que una estancia a las puertas del desierto: rumbo a Ouarzazate para descubrir su inmensidad y sus colores. De noche, nada mejor que dormir en una jaima en el desierto, en un albergue en la montaña o una casa rural y vivirá experiencias únicas e inolvidables. Representan la esencia de la identidad marroquí, como las palmeras, el aceite de argán o la miel de sus lavandas.

Frente al Atlántico, quedará fascinado con la bahía turquesa de Dakhla, donde podrá admirar aves migratorias y flamencos rosas.

En Marruecos, ¡naturaleza para todos los gustos!






Ver todos los breves

bouton retour

Déjese seducir por una estancia organizada por un agente de viajes experto en Marruecos.