lugar

Safi

Safí, una perla del Atlántico

La impresionante silueta del Kechla y las aguas del Atlántico que rompen contra sus muros es una de las numerosas vistas que se contemplan en Safí. Desde hace ahora cinco siglos, la fortaleza yergue su figura de guardiana a orillas del océano. Sus altas almenas ofrecen magníficas perspectivas de los alrededores brindando la ocasión de contemplar el mar, la vida bulliciosa y animada de esta capital de provincia.

El barrio de los alfareros le llamará especialmente la atención. En él, los artesanos se afanan, se aplican alrededor del torno y elaboran maravillas de terracota y arcilla que luego exponen en los escaparates y puestos de sus tiendas. Y es que Safí es una de las capitales marroquíes de la cerámica y, en sus calles, se crean bonitos adornos de mesa que constituyen preciosos recuerdos.

Siempre desde lo alto del Kechla, también podrá dejar vagarla vista hasta la antigua Medina. Sus laberínticas y estrechas callejuelas encierran ese halo de misterio que invita a recorrerlas. Más allá se encuentra la calle del Zoco desde la que le llegarán ecos, murmullos y aromas. A su espalda oirá el rugido de las olas, que por esta zona son impresionantes. De hecho, Safí es un lugar de surf internacionalmente conocido.

Tras otear el horizonte, ya puede dejar su atalaya. ¡Safí está llena de tesoros que es mejor ver de cerca!