La sociedad actual

Cerca de sus tradiciones, Marruecos también le ofrece todas las ventajas de la modernidad

Marruecos es un país resueltamente progresista que ha sabido preservar sus tradiciones y hacer prosperar su patrimonio cultural, utilizándolas como palancas de desarrollo. La ciudad de Marrakech es un ejemplo perfecto de ello: el barrio de la Medina y sus zocos conservan un encanto incomparable de antaño, mientras que Guéliz y Hivernage ofrecen las más modernas instalaciones e infraestructuras. Lejos de ser antagónicos, la combinación de modernidad y tradición encarna la verdadera fuerza de Marruecos.

Barrios modernos en el corazón de la ciudad de Marrakech

Lejos de la antigua medina donde la historia de Marrakech se apodera de todos los detalles arquitectónicos, los barrios modernos marcan su presencia. Grandes bulevares, edificios de estilo europeo en color ocre captan el interés de muchos turistas. En flagrante contraste con la antigua medina, los barrios de Gueliz y l'Hivernage le dan a la ciudad otro encanto: un aspecto más moderno, vivo y revolucionario. Gueliz, que es el centro que irradia toda la ciudad, es el distrito de negocios. Al caminar por sus bulevares, encontrará un escenario de estilo occidental: las sedes de bancos y empresas. Todo es actual, incluso las terrazas de los cafés. El distrito también alberga la estación de tren de Marrakech, el Teatro Real y el Palacio de Congresos. Una atmósfera similar reina en el distrito de Hivernage, con menos actividad económica. Lejos del ajetreo de Gueliz, el Hivernage es más tranquilo y más residencial. Numerosos hoteles de prestigio se han instalado aquí, atrayendo a los que desean el lujo. Aunque es residencial, uno no puede dejar de pasear por sus calles y admirar la abundante vegetación que lo rodea.

Marrakech

Turismo ecológico en Marruecos

Hoy en día, muchos turistas optan por estancias "Eco-Friendly" para reconectarse con la naturaleza, relajarse, mediar y cambiar totalmente de escenario. Siempre buscamos la paz interior y esto no puede lograrse sin la preservación de la naturaleza: ¡la naturaleza que nos hace bien y nos protege! Marruecos, en este mismo contexto, también trata de evitar las deficiencias de la modernidad, en particular en materia de medio ambiente, promoviendo un turismo responsable con respecto a la tierra y las poblaciones locales. Como creador de una carta de turismo responsable y anfitrión de la COP22, Marruecos está en la vanguardia de la preservación de nuestro planeta. Si te tienta una estancia ecológica, varias granjas ecológicas cumplirán tus expectativas. En rivalidad con varios establecimientos mundiales, estos nuevos conceptos turísticos son refugios de paz para los "naturófilos". Estas granjas ecológicas, repartidas por todos los rincones de Marruecos, aseguran el respeto de los recursos naturales y el medio ambiente. El turismo y la naturaleza, ¡se combinan!

Cop22